¿Cuántas veces al día dudas de tus capacidades?

O, por el contrario, ¿cuántas veces confías plenamente en tu forma de resolver las circunstancias?